La regla del tres

tulip-1320559_1280

Cuando tenía 18 años asistí a mi primera clase de guión. El profesor era Juan Miguel Lamet, histórico productor y escritor de películas, célebre por sus incursiones televisivas. Un día, en mitad de una clase, se puso pensativo y dijo algo que se me quedó grabado:

-Está bien hacer las cosas tres veces.

Lo estuve pensando mucho en los días siguientes. ¿Qué quería decir semejante frase? ¿Por qué tres veces? ¿Por qué no dos o cuatro?

Pasado cierto tiempo me había formado mi propia teoría. Poco a poco la fui confirmando. Primero porque la veía aplicada en películas. Y segundo, porque aparecieron nuevos maestros que me volvieron a enseñar una y otra vez la “regla del tres“.

El origen de esta norma quizá se encuentre en la comedia. Juega con dos armas muy habituales del género: la repetición y lo inesperado.

Veamos primero la repetición: un mismo gag puede hacer más gracia si tiene lugar varias veces. Por ejemplo, si un señor se cae por pisar una piel de plátano te puedes reír. Pero si se cae por segunda vez del mismo modo, te ríes más. Porque el señor ya debería saber que tiene que ir con cuidado.

01 Jan 1925 --- Charlie Chaplin eating a shoe in the classic scene from the "The Gold Rush," 1925. Movie still. --- Image by © Bettmann/CORBIS
© Bettmann/CORBIS

El otro elemento, la sorpresa, se basa en que algo no sea esperado. Lo impredecible nos puede hacer reír. Por ejemplo, cuando Charlot en La quimera del oro (1924) cocina un zapato a la sartén.

Pues bien, la regla del tres es la forma más eficiente de utilizar ambas formas de expresión. De hecho, se consigue que una refuerce a la otra.

Efectivamente, se trata de hacer las cosas tres veces. Veamos el siguiente fragmento de la película Mi tío (Jacques Tati, 1958):

El gag está estructurado en tres partes muy claras. Son las partes de la regla del tres:

1. Se establece la acción cómica. El personaje enciende una cerilla para encender a su vez su pipa. Pero el aire la apaga.

2. Se establece la repetición. El personaje vuelve a intentar exactamente lo mismo. Con el mismo resultado. Es más gracioso la segunda vez por el hecho de que vuelva a picar.

3. Se rompen las expectativas. El personaje intenta encender de nuevo su pipa con el mechero del coche. Esta vez tiene éxito. Pero él vuelve a tirar el mechero por la ventana como hacía con las cerillas.

Es decir: primero se provoca la repetición haciendo dos veces lo mismo. Con eso se genera una expectativa de que la tercera vez va a ser igual.

Y en el tercer paso se rompe dicha expectativa. Con ello, se consigue una mayor sorpresa.

la_dolce_vita-132177872-largeLa cuestión es que la regla del tres no sólo es válida para comedias. También se puede utilizar sin necesidad de que haya humor. Un ejemplo muy claro lo tenemos en la película La dolce vita (Federico Fellini, 1960).

En ella el protagonista, Marcello (interpretado por Marcello Mastroianni), se sumerge en la vida de ocio vacío de la jet set romana. El ambiente decadente lo va absorbiendo a través de fiestas y saraos varios. Las relaciones deshumanizadas y huecas pueblan el relato.

Pero dos veces en la primera mitad de la película se encuentra con una niña. Ella le proporciona al hablar un contacto con la inocencia perdida.

Al final de la película la niña vuelve a aparecer. Pero esta vez, el protagonista está en medio de una reunión social. No se acerca a ella, la mira de lejos y la saluda. Ambos se comunican por gestos un poco y finalmente él se va.

Este cambio, de acercarse y hablar a verse de lejos y comunicarse por señas, es una metáfora de la pérdida de la inocencia del personaje. Tiene un efecto dramático: la situación ha ido a peor.

Y además es la conclusión de la película: en el último plano vemos a la niña. Mira a la dirección por donde se aleja Marcello. Y luego gira la cabeza y mira a los espectadores en un acto de interpelación.

El efecto de esta regla del tres no es cómico, sino turbador: la repetición y la sorpresa son utilizadas aquí para contar algo muy en serio.

La regla del tres
¡Suscríbete a mi lista de correo!

¡Suscríbete a mi lista de correo!

Recibirás todas las novedades y publicaciones de mi web.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

email marketing by Mailrelay

¡Ya estás registrado! Bienvenido :)