¿Qué es lo que nos provoca la risa?

emogi-1799208_1280

La risa. Un misterio de nuestra naturaleza que no hemos sabido explicarnos.

Todos nos reímos a veces.

Pero nadie puede asegurar de verdad cómo funciona semejante proceso, más allá de un esquema muy básico.

Un pensamiento de un tipo determinado cruza nuestra mente. Se trata de lo cómico. Nuestro sistema nervioso reacciona. Y nuestra voz emite un ruido alegre y terrenal. A veces sin que podamos controlarlo. Lo mejor es el curioso placer psicológico y emocional que ese estallido nos provoca.

Si bien es difícil saber por qué cierto tipo de lógica en el pensamiento provoca una reacción fisiológica tan específica, algunos sí han teorizado sobre cuál es esa lógica. Sobre qué es lo cómico, lo que nos hace reír.

-El modelo de Bergson

bergson1De dichos teóricos, hay uno fundamental todavía décadas después de su muerte: Henri Bergson (1859-1941), premio Nobel de Literatura. En su ensayo La risa (1899), este filósofo ofrece una estructura básica del hecho cómico. Veamos cómo funciona.

Cada situación que vivimos es única. El mundo en el que nos movemos está constituido por cientos de variables. Las cosas cambian. Y eso siempre nos afecta en mayor o menor medida. Porque nos relacionamos con nuestro entorno.

En esa relación, nuestro cerebro busca la respuesta más apropiada a cada tipo de situación. Tenemos la maravillosa capacidad de pensar creativamente. Podemos adaptarnos constantemente a la novedad para tomar decisiones. Observamos, deducimos, aprendemos de los errores. Y con frecuencia podemos anticipar: imaginar cómo será una novedad inminente.

Sin embargo, no todo el monte es orégano. Nuestro cerebro es perezoso. Si tuviese que atender a todas las novedades que recibe, no daría abasto. Quiere ahorrar esfuerzos innecesarios. Por eso, trata de buscar repeticiones. Y confía en patrones.

Cuando eso sucede pensamos: “si esta situación nueva es parecida a esta otra situación conocida, quizá yo pueda actuar igual en ambas“. Un razonamiento útil para no pasarnos la vida devanándonos los sesos. Pero también una simplificación de los problemas que a veces conduce a desajustes.

La base del hecho cómico serían esos desajustes. Aplicamos lo propio de una situación a otra, pese a que no funciona. Lo hacemos mecánicamente, con rigidez. Y el resultado es gracioso.

-Un ejemplo: Charlot y el zapato

Veamos un ejemplo que ya utilicé en una publicación anterior. En La quimera del oro (1924), Charlot queda atrapado por el temporal en las montañas de Alaska. Refugiado en una cabaña, espera a que el tiempo cambie junto a otro buscador de oro. Pasan los días y ambos hombres se encuentran cada vez más hambrientos.

01 Jan 1925 --- Charlie Chaplin eating a shoe in the classic scene from the "The Gold Rush," 1925. Movie still. --- Image by © Bettmann/CORBIS
Image by © Bettmann/CORBIS

Entonces llega la Nochebuena. Y para no ceder a la desesperación propia de la situación, Charlot organiza una cena de fiesta. Como no hay comida que cocinar, cocina su zapato. Cocina algo que no se puede cocinar. Porque no es para comer.

Pero él se lo come. Y mantiene la apariencia de una cena formal y elegante. Lo corta con cuchillo y tenedor. Y saca de su boca los clavos de la suela como si fuesen espinas de pescado. No son espinas de pescado. Pero el personaje hace “como si“.

-Conclusión

La risa, según Bergson, nos protege de nuestra rigidez potencial. Nos previene mediante nuestro sentido del ridículo. Reír ante lo cómico nos hace esquivar el peligro.

Y alimenta nuestra autoestima. Porque si denunciamos la rigidez, es que propugnamos flexibilidad.

Y como nos sentimos bien, quedamos motivados para seguir riendo.

¿Qué es lo que nos provoca la risa?
¡Suscríbete a mi lista de correo!

¡Suscríbete a mi lista de correo!

Recibirás todas las novedades y publicaciones de mi web.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

email marketing by Mailrelay

¡Ya estás registrado! Bienvenido :)