Ventajas de la despersonalización

despersonalización

-¿Qué es la despersonalización?

La Psicología ha descrito como trastorno el fenómeno de la despersonalización. Consiste en la sensación de estar fuera de uno mismo. Y es una sensación desagradable, estresante y aterradora.

Sin embargo, si bien fuera de nuestro control nos perjudica, la despersonalización puede tener ventajas prácticas para el trabajo creativo cuando funciona como elección consciente.

Imaginemos, por no alejarnos mucho, en que producimos un spot de televisión. Es una historia muy típica: una vez acabado nos parece efectivo. Lo exhibimos y la recogida de datos nos indica que no ha funcionado.

¿Cómo es posible que falle, con tantas mentes que han trabajado en él para que funcione?

Porque hay una brecha entre el creador y el espectador. Uno nunca está en el lugar del otro. Y no puede ver las cosas desde el mismo punto de vista.

Pero producimos para el espectador. Tenemos que acercarnos lo más posible. ¿Cómo conseguirlo?

-La solución del feedback

En el viejo Hollywood se recurría a proyecciones de prueba antes del estreno. En ellas, los espectadores rellenaban unos breves cuestionarios. Un feedback directo y elemental que sin embargo no siempre era fiable. En un preestreno de esas características, podía suceder que la casualidad hubiese reunido a un público poco representativo.

Y sobretodo: ¿por qué vamos a tener que delegar los especialistas en una masa de gente que desconocemos? Una buena respuesta sería que ese público va a ser nuestro receptor final, pero así y todo, es una muestra muy pequeña y sobretodo arbitraria. Al final, ¿deben dejarse las decisiones al azar?

Creo que lo mejor que esas proyecciones aportaban no eran los cuestionarios. Era una ventaja psicológica. Los cineastas se podían sentar en la butaca en la audiencia como unos espectadores más. Y de esa manera, la percepción de la obra cambia radicalmente. Porque los creadores salen de sí, se despersonalizan de su condición de creadores. Se ve la película no como “copión” o producción en curso, sino como producto terminado, con la perspectiva del desconocido. Y no del creador, para quien el trabajo ya es como el agua para el pez. Invisible, a fuerza de repetición.

Despersonalización

-Tres métodos fáciles

Hay que cambiar de perspectiva en el proceso creativo. Para ello, y según mi experiencia, es extremadamente útil:

  • Presentar el resultado ante un público. Mimetizarse con los espectadores. No importa tanto la reacción que se observe en el público como el cambio de punto de vista de uno.
  • Abandonar el espacio de trabajo. Si estamos trabajando con una herramienta, por ejemplo un editor de vídeo, volcar el resultado a un dvd y verlo en una televisión. De nuevo, acercamos la experiencia al ámbito de los trabajos terminados (la tele), y la alejamos del agua que el pez no ve (nuestro espacio de trabajo).
  • Dejar pasar tiempo. El barbecho hace que las ideas cristalicen y que las visiones viciadas se corrijan. La distancia del tiempo también nos despersonaliza de nuestro rol de creadores y nos hace ver el trabajo como algo pasado. Como una unidad, y no como una suma de decisiones.
Ventajas de la despersonalización
¡Suscríbete a mi lista de correo!

¡Suscríbete a mi lista de correo!

Recibirás todas las novedades y publicaciones de mi web.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

email marketing by Mailrelay

¡Ya estás registrado! Bienvenido :)